¡Ellos son los que están hundiendo a Meade!

La tarea de José Antonio Meade por llegar a la Presidencia de la República es una misión titánica (por no decir imposible), sobre todo si sobre su lomo va la corrupción de Peña nieto y su pandilla.

Su equipo de precampaña, comandado por Aurelio Nuño, naufraga en la confusión.  Y no es para más.  El carisma de Nuño es nulo.  Enrique Ochoa Reza tiene estampado en el rostro la mentira.  Y como aderezo, el bastante antipático y recién incorporado vocero, el expanista Javier Lozano.

El equipo de Meade tiene claro dos cosas:  que AMLO va a la cabeza de las encuestas, y que hay que bajarlo como sea y eso significa, una fervorosa guerra sucia en su contra.

De ahí que Nuño (ese que estuvo en la SEP promoviendo la no violencia en las escuelas) impulsara ridícula estrategia de un Andrés Manuel fuera de sus cabales, desequilibrado y sin estabilidad emocional.  Dicha estrategia fracasó.

Luego Enrique Ochoa Reza y las acusaciones de que AMLO recibe apoyo desde Venezuela.  Y es que paralelo a las acusaciones del vínculo Venezuela-Peje, que ¡zas!, aparecen unas bardas venezolanas con pintas de supuestos mensajes de apoyo para el morenista.  ¡A Ochoa Reza no le creyó ni su mamá!

Pero en serio, lo de Rusia es para el museo de la risa.  El encargado fue el vocero Javier Lozano quien señaló con su dedo flamígero que AMLO recibe apoyo del Gobierno ruso.

Dijo que Rusia va a echar a andar un posible ataque cibernético y difusión de noticias falsas para generar caos en los mexicanos.

Y llamó a estar alertas, por que “Andrés Manuelovich” es capaz de todo para ser Presidente de México, y puede suciubir a los grandes capitales, como el de los rusos para lograr su objetivo.

Sin embargo, AMLO lejos de caer en la provocación, ha echado andar el ingenio y el buen humor.

Y es que el video que publicó en sus redes sociales desde el Puerto de Veracruz en donde se pitorrea del supuesto apoyo de los rusos es genial.

Primero anuncia el contenido de su agenda y luego, el pitorreo de que está esperado que emerja de las aguas veracruzanas el submarino ruso cargado de oro.

Y para doblarse de la risa dijo: “Ahora ya vivo del oro de Moscú; cuando la verdad es que vivo del oro de Palenque (Chiapas), un loro que tengo allá en Palenque”.

Es decir, mientras que Nuño, Ochoa y Lozano operan enloquecidos con guerra sucia, AMLO sin despeinarse los está bateando con puro humor.

 

 
Estamos hablando de:, , , ,

¡Comentarios!